El mercado de la segunda mano permite reducir el impacto de CO2