El ahorro como opción por defecto

Cambiar los hábitos del usuario en cuento a planificación y ahorro es aún un reto. Si bien todos ansiamos tener un buen estilo de vida cuando nos jubilemos, hay muchos factores, según explica Blanca Jiménez, directora de estrategia y operaciones para el sector financiero en KPMG en España, que influyen en que ahorremos menos de lo que deberíamos. Hablamos fundamentalmente de una reducción de nuestros ingresos, gastos extraordinarios no previstos o el propio razonamiento de cada uno que impide que ahorremos menos de lo recomendado.

Ante esta situación, las entidades bancarias y aseguradoras han utilizado la digitalización como una herramienta que impulse a los clientes a gestionar y planificar sus ingresos y optar por ahorrar lo necesario. “Una de las alternativas es establecer el ahorro como opción por defecto. De modo que, las personas tendemos a escoger dicha opción para evitarnos decisiones complejas”, recomienda Jiménez. Es decir, el usuario la interpretará como una opción favorecedora que deberá hacerse, aunque sea de elección voluntaria. 

La especialista recalca que es imprescindible identificar adecuadamente los comportamientos actuales de las personas y diseñar acciones capaces de cambiar los mismos en pro del usuario. 
 

TwitterLinkedinFacebookEmail